Las setas

El Hongo es un organismo vivo complejo, heterótrofo, que necesita materia orgánica ajena para poder alimentarse y crecer. Está formado por una red de finos ligamentos llamados hifas, que en conjunto forman el micelio. La seta es el cuerpo que contiene el fruto (esporas) y es la parte visible de los hongos encargada de su reproducción.

Los hongos obtienen el carbono necesario a través de sustancias orgánicas, ya sean vivas o muertas, adquiriendo sus nutrientes de tres formas básicas:

Hongos saprófitos. Se alimentan de materia orgánica o en descomposición. Son los más frecuentes e intervienen en mineralizar los restos orgánicos formando parte del humus.

Hongos parásitos. Viven o colonizan animales, vegetales y otros hongos provocando enfermedades e incluso la muerte.

Hongos simbióticos. Crecen asociados con otros organismos vivos. En terrenos carentes de nutrientes estos hongos contribuyen al crecimiento de los árboles. En este grupo se encuentran muchas de las especies de hongos silvestres comestibles.

Hongo saprófito (Clitocybe nebularis)
Hongo parásito (Armillaria mellea)
Hongo simbiótico (Boletus gr. edulis)

Hábitats del Parque

En el valle de Erro, Burguete y Roncesvalles las setas fructifican fundamentalmente en tres tipos de ambientes:

Hayedos y robledales. En total representan 7.508 ha, un 85% de hayedos y un 14% de robledales y bosques mixtos de haya y roble. Estos bosques se sitúan al norte del Valle de Erro, en Burguete y en Roncesvalles.

Pinares. En total representan 1906 ha, un 75% de pinares de pino silvestre (Pinus sylvestris), un 12% de bosques mixtos de frondosas y pinares y un 9% de pino laricio (Pinus nigra). Estos bosques están situados en el centro y sur del Valle de Erro.

Prados y pastizales. En total representan 4.076 ha, distribuidos a lo largo y ancho del Valle de Erro, Burguete y Roncesvalles.